HOMBRE MIRANDO AL SUDESTE – octubre 2012

Una obra con un profundo mensaje. Recreada por su autor y el director de la película del mismo nombre. Eliseo Subiela plantea un enfoque absolutamente teatral, sin ningún guiño cinematográfico. Contar con la actuación de  Lito Cruz hace de esta obra algo a la vez natural y movilizante.

La historia está contada a medias por el relato del doctor  Julio Denis, y  allí es donde se hace patente, rápidamente el talento y la experiencia de Lito Cruz, porque hay tres planos de texto. Un plano es el diálogo entre los actores, otro es el que presenta a Julio Denis reflexionando o hablando consigo mismo, y un tercero que es la conexión con el público.

Ya cuando habla consigo y reflexiona se producen algunos toques de cierta promiscuidad, me sentí invadida por ese diálogo como alguien que se pregunta si el espejo le está mirando, o si ese actor en la película de verdad no lo ve.

Luego y con total naturalidad se dirige al público, lo hace presente, nos descubre impudorosamente espiando esas vidas e intentando descifrar el misterio. En ese momento sucede la maravilla, algo que muchos intentan pero casi ninguno puede, el viajar de un plano a otro en media frase, el dialogar con el público de manera tan clara que no falta quien conteste a una pregunta retórica.

Cinco marcas en el escenario plantean visualmente  los aspectos de esta gran pregunta viviente  que es Rantés:

En el centro, el consultorio, donde el profesional es profesional y el loco es loco

A  la izquierda de nuestra vista la puerta de entrada y salida al mundo del doctor Denis, de todos los aspectos de su vida y búsquedas

A la izquierda y de cara al público, un sillón, una mesita y el espacio de reflexión, donde el Dr conversa consigo mismo y de a poco parece romper la película invisible que nos protege un poco a los espectadores.

A la derecha el lugar donde Rantés es una persona libre, donde trabaja, donde se conecta con todo. Ese lugar que abandona quedando a disposición del sistema de salud que lo digiere.

Al frente el espacio donde nos vemos, donde ya no sabemos quien es el público.

Alejo Ortiz construye un personaje que camina en el borde entre la sabiduría y el autismo, nos lo hace experimentar al ponerse esa vida de un tal Rantés que no tiene interés en ocultar las posibles hilachas que desmienten el tejido de su historia. En su boca “sentir” tiene el peso justo que plantea la obra. Sentir es demasiado poco, como quien busca el camino de la iluminación porque la insensibilidad en este caso no es lejana a la verdadera compasión.

Marina Glezer y Pablo Drigo sostienen los puentes de esos caminos dramáticos en forma excelente.

Escenografía de lujo, los volúmenes perfectos para crear las dimensiones de espacio necesarias junto con el maravilloso trabajo de iluminación.

Aplausos de pie en la sala al caer el imaginario telón

María Inés Senabre

Desde el jueves 4 de octubre
Luego de una gira por las principales ciudades del país,
llega a Buenos Aires la versión teatral de
Hombre mirando al Sudeste
Un rapto Fantástico nos lleva a un mundo en donde nuestra locura es más positiva, más liviana y más imprescindible…
Recreada y dirigida por su autor original, Eliseo Subiela, la obra se convierte en una experiencia inolvidable, como lo fuera la película.
Protagonizada por Lito Cruz en el rol del Doctor Julio Denis, Alejo Ortiz en el papel de Rantés, Marina Glezer como “La Santa”, y Pablo Drigo desarrollando “al suicida”, se genera una puesta de lenguaje teatral puro donde las luces y el sonido también son protagonistas, contando como condimento especial con la bella música original de Pedro Aznar.
LITO CRUZ y ALEJO ORTIZ
protagonizan la versión teatral de la película más fantástica del cine nacional
Hombre mirando al Sudeste
dirigidos por
ELISEO SUBIELA
En un manicomio aparece un día Rantés (Alejo Ortiz), un sujeto que asegura ser un enviado de otro planeta que ha venido a investigar “la estupidez humana”, pero el doctor Julio Denis (Lito Cruz) es escéptico respecto a este relato y piensa igual que las personas de la época, que es simplemente un convicto que huye de la ley. A lo largo de las sesiones de tratamiento, en las que el paciente se mantiene firme en sus declaraciones, el médico comienza a dudar a partir de la observación de ciertos fenómenos curiosos, pero sabe que si acepta su versión quedará él por loco.
Hombre mirando al Sudeste es un relato de profunda reflexión, un viaje
interno en donde se enfrentan la naturaleza humana, la creencia, la razón, la fe y la
realidad, un rapto fantástico que nos llevará a un mundo en donde nuestra locura es mas positiva, mas liviana y mas imprescindible…
Protagonizada por Lito Cruz y Alejo Ortiz
Música original Pedro Aznar
Escrita y dirigida por Eliseo Subiela
Funciones: Jueves 4, 11, 18 y 25 de octubre y jueves 1º de noviembre a las 21.
Localidades desde: $ 110.-
Informes y reservas: En boletería o llamando al  4775 – 2877 /reservas@salasiranush.com.ar  o por Ticketek:  5237-7200
Sala Siranush – Armenia 1353 – Palermo

1 comentario en “HOMBRE MIRANDO AL SUDESTE – octubre 2012”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s